Experiencias y Reflexiones

Encuesta pacientes sobre tratamiento virtual y próxima apertura

4 MESES DE CUARENTENA Y TRATAMIENTOS VIRTUALES
Pasados ya 4 meses desde que la pandemia en curso nos obligó a dejar
nuestra sede y continuar nuestro trabajo a distancia, deseamos que nos
transmitan cómo han vivido esta experiencia y la evaluación que hacen de
la misma. La mayoría de ustedes inició sus tratamientos en forma
presencial y algunos se incorporaron al programa luego de iniciada la
cuarentena. Son vivencias quizás diferentes, y nos sería útil conocerlas,
para, en lo posible, mejorar nuestra forma de trabajo. A continuación,
algunas preguntas que nos gustaría que respondan:
1) Cómo evalúas la actual modalidad virtual de tratamiento, en base a su
utilidad para afrontar las problemáticas del consumo?
Muy buena…15……… Buena…15……… Regular…2……… Mala…………..……
Por qué? Excelentes profesionales y gran grupo; Hay buena interacción;
…Me permite organizar mejor mis tiempos; Está bien organizada y
coordinada; lo presencial sigue siendo mejor; Podría mejorarse con más
espacios; No me siento cómodo con esta modalidad; permite el
tratamiento diario de los problemas; me sigue ayudando a estar
abstinente; es más
cómoda……………………………………………………………………………………….…
…………………………………………………………………………………………….……….
……………………………………………………………………………………………………..
2) Cómo la evaluás en relación con la modalidad presencial?
Mejor…6……… Igual…7 Peor…12…………………………………………………
Por qué? …No sé; …estaría bueno algunos días presenciales;…no he
conocido la presencia;…No he conocido la presencial;…me siento muy
cómodo con este método; …No es la misma relación; Se han perdido
muchas actividades del hd; No conozco la presencial; Me permite trabajar;
hay una desmaterialización del ser humano;…Extraño las actividades
presenciales; Es más cómoda y accesible; mejor porque no tengo que
verle la cara a mis compañeros;…No estuve en la modalidad presencial
pero creo que es muy necesaria; …No la conozco por lo que no puedo
comparar; me permite trabajar; cada una tiene sus ventajas y desventajas;

Los grupos son más ordenados que en la
presencial………………………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………………………………….…..
…………………………………………………………………………………………………………
3) Cómo te parece que podría mejorarse la actual modalidad de
tratamiento?
1)…más ejercicios; no sé;……2 dias presenciales y 3 días zoom; …No creo
que necesite mejoras;…Haciendo reuniones de pacientes con familiares;
Más terapia; En este contexto no creo que se pueda No sé;…Que los
grupos duren más; Apoyo más personalizado; Así está bien, salvo por los
problemas de internet;…Para mi asi está bien;…………Más espacios de
socialización y actividades el domingo y se nota en Emmanuel;…Sacando
yoga, teatro y socialización porque no vengo a hacer amigos; Decir la
filosofía todos juntos; Incorporar juegos…; grupos de menos gente y apoyo
línea abierta entre compañeros; los grupos son
demasiados

4) Cuando se habilite la actividad presencial, es decir el regreso a nuestra
sede, estás dispuesto/a a continuar el tratamiento de esa manera?
(asumimos que deberemos adoptar todas las medidas preventivas
necesarias para evitar la transmisión del covid19)

Sí…22…………….. No……1……….. Tengo
dudas……7………………………………………
Por qué? …no podría asistir todos los días; Estoy muy conforme…; me
sentiría mas
segura…………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………………………………..
5) Pensás que se podría combinar la actividad presencial con la virtual,
para reforzar el programa de tratamiento?

Sí, estaría bueno …28……………….. No creo que sea
necesario……4………………………………………………….

 

“YO SOY”, – UNA CARTA DE AGRADECIMIENTO

Hay momentos en la vida,
en los que puedes tocar el cielo,
hay momentos en los cuales,
puedes ver de cerca la retirada del flagelo,
desde donde en cada hora de padecimiento,
en cada segundo robado al disfrute de tus hijas
del tiempo cercenados de los que te aman bien,
ves como caen de lleno en la conciencia,
las culpas, enfermas, mutiladas,
convertidas en jirones de intenciones,
tan debilitadas por el error y la falacia.

Hay momentos en los cuales puedes percibir todo eso,
donde esos jirones de intenciones, no alcanzan,
en ciertos casos es necesario torcer el rumbo del ejemplo
comandar en medio de la tempestad,
el espíritu mismo del arrepentimiento,
usándolo para mitigar el dolor de esas culpas,
y ponerlo al servicio del padre que hay en mí
acercándoles en forma de consejo,
una manera de esconderlas a ellas,
mis amadas hijas, del error, que no me soltaba,
que me mantenía maniatado donde por suerte
logré quitarme la mordaza
que también la adicción usaba a su favor,
y verbalizar ese consejo,
que milagrosamente llegó a destino,
digan “no”, les rogaba,
con un libreto que conocía de memoria,
simplemente porque no deseaba,
ni que se arrimen a esas tempestades,
que luego arrebatan tu voluntad
y se enquistan en tu alma,
robándote hasta las ilusiones,
en momentos que intimidan,
desbaratan, desintegran,
cada uno de los sentidos,
que se esconden, no se permiten ejercer,
intentan pasar desapercibidos,
como el resto de nieve,
en el vértice de algún árbol,
luego de una copiosa nevada del sur,
dejando de percibir el dolor, propio
y fatalmente, el del que te mira
y no entiende, hasta dónde puede llegar,
lo injusto de la vida, sin más, definitivamente.

Existen esos momentos,
de los cuales debes aprender,
debes tomar nota
y el registro debe preponderar,
en claro manifiesto
de lo sobrio de la conducta,
del carácter inversamente proporcional al desatino,
y tomar el volante de tu vida,
ajustar tu cinturón, vuelto aprendizaje,
y poner en marcha nuevamente,
y con un rumbo distinto, tu historia.

Siento que todas esas emociones,
sentimientos y enseñanzas inundaron,
mi lastimada existencia
desde el mismo momento
en el que acabé de subir
las escaleras de “Yo Soy”
con mi mujer, mi mentora,
donde descubrí un equipo de ángeles,
guardianes y guerreros de mil batallas,
dispuestos y con infinito conocimiento,
de las causas y los efectos,
del paso que se debía dar,
el porqué, el cómo, el cuándo,
y también el para qué, se debía dar,
y vaya si lo saben, médicos del alma,
consultores del paso mal dado,
valientes y sabios de la respuesta justa,
tino al momento del consejo y la reprensión,
de mi paso por este lugar,
me llevo y para el resto de mi vida,
las respuestas que a lo largo
de mis cuarenta años de consumo,
nadie supo mostrarme,
o peor aún,
no supe ni intenté encontrarlas.

Por todo lo expuesto,
confieso que no exageré
en ninguno de los términos que usé,
solo intenté reflejar en sentimientos y emociones,
todo lo que me entregaron y aún me entregan,
en pos de mi recuperación, este grupo de personas,
entablillaron mis alas, para sostener mi vuelo
mientras buscaban el mejor lugar donde posarlas,
ajustaron el curso,
exoneraron de mi mente todo atisbo de sustancias,
me devolvieron la lucidez
y las ganas de pretender algo mejor para mi vida…
nada más, ni nada menos…

El equipo:
Monica Arrufat, la dueña del establecimiento Dios iluminó su mente y les señaló la gran obra que emprendieron, tendrán el reconocimiento intrínseco, en cada uno de los egresados que, sabiendo que, con sus aportes, lograron cambiarles la vida.

Juan Carlos Romer, Psicólogo y el director.
Arturo, siquiatra.
Andrés, coordinador de operadores.
Patricia, Psicóloga, (mi terapeuta y ángel de la guarda)
Claudia, Psicóloga, entrañable terapeuta.
Verónica Psicóloga.
Matías, Psicólogo.
Laura, Psicóloga.
Cristian, Psicólogo.
Ricardo, Psicólogo.
Jorge Miranda, Operador.
Mercedes, Operadora.
Walter, Operador, (ya casi Psicólogo).
Romina, Operadora y tallerista de terapias alternativas, y un amor de persona.
Virginia, tellerista de teatro y expresión corporal, una grosa.
Alicia, tallerista (profesora de yoga y muy dulce en su trato con todos).
Lili Rodríguez, tallerista (terapias alternativas).
Personal Administrativo, Cintia y Luis (venezolano).
Nancy (una persona increíble) y su compañera Giselle (también venezolana), recepcionistas.
La Sra. de la limpieza, nunca supe su nombre.
Y a cada uno de mis compañeros, de los cuales me llevo enseñanzas y vivencias han sido un compendio, de convivencia y catarsis, la risa y el llanto todo en un solo acto, siempre tirando para arriba, todas mis palabras en los grupos manifestaban una sola intención, de acercarles optimismo y un aliento para que sus intentos no resultaran vanos. Gracias compañeros queridos, espero que cuando esta lucha termine o amaine, poder verles la cara y decirles personalmente lo importante que han sido para mí.
No creo haberme olvidado de ninguno, a todos ustedes, mi eterno agradecimiento, sé que esto aún no termina y que seguiré en contacto con ustedes, pero, nobleza obliga, no quería dejar de mencionarlos y manifestarles mi agradecimiento, por haber sido claves, en esta etapa de mi vida.
Los quiero y permanecerán para siempre en mi recuerdo.
Mucha Gracias,

 

TESTIMONIO DE UN PACIENTE

Saul Carreras 29/04/2020

               ¿ES  DIFICIL  INICIAR  UN  TRATAMIENTO?

Sí, es muy difícil. ¿Por qué?

 Porque pese a las dificultades que el consumo provoca en la vida cotidianamente, se ha transformado con el tiempo en una manera habitual de controlar estados de ánimo penosos ( angustia, incertidumbre, ira, soledad, tristeza) y/o en el complemento necesario para poder “disfrutar de la vida”.

Es esta dificultad la que demora el pedido de ayuda, pues para dar este paso es necesario asumir que el consumo , en lo esencial, se ha transformado en un problema que amenaza las expectativas que la persona tiene acerca de su propia vida.

 Muchas veces es necesaria una crisis que revele esta situación, y que no dé posibilidades de “zafar” con excusas ( accidentes,sobredosis, violencia , deterioro de la pareja, problemas legales, endeudamiento, agudo malestar familiar, etc.) Es por estos motivos que  entre la primera percepción de que “algo anda mal” con el consumo y la consulta, en general transcurre bastante tiempo.

 Además, en el momento de la consulta, vemos que se manifiestan todos los temores, las dudas y la ambivalencia, en relación a iniciar otra forma de vivir.

 Estas emociones aparecen casi siempre disfrazadas : “el tratamiento es muy largo”, “ “lo mío no es tan grave, no soy un adicto”, “quiero dejar de consumir A pero seguir consumiendo B”,  “no estoy de acuerdo en que me controlen”,etc,etc.

 Nuestra tarea en estas situaciones es intentar ayudar al consultante a reflexionar sobre las consecuencias negativas de sus consumos y a pensar en un camino de salida.

 Muchas veces la fuerte presión de los seres queridos  hace posible inclinar la balanza a favor del tratamiento, pese a las resistencias expresadas.

 Este primer paso en una nueva y mejor vida es el más difícil de dar. Una vez dado ese paso, la persona siente un gran alivio, y, a medida que se integra en la tarea en común con sus compañeros, sucede algo maravilloso: se hace presente la alegría y satisfacción por haber superado los miedos y estar reconstruyéndose.

Entonces, ¿es difícil iniciar un tratamiento?   Sí,  pero es una decisión que te cambiará la vida. Vale la pena.

 

EL CONSUMO DE MARIHUANA

La gran mayoría de las personas que nos consultan lo hacen motivados por la preocupación que les genera su consumo de cocaína. Casi todos, además consumen alcohol y marihuana. Pocos de ellos están preocupados por estos consumos. En las entrevistas de evaluación /admisión dedicamos mucho tiempo a conversar sobre esto, tratando de motivar a los consultantes para que relacionen los diversos consumos e identifiquen más claramente los efectos que tienen sobre sus vidas.
Algunos nos dicen : “ a mí la marihuana me calma…y no me provoca ninguna consecuencia negativa…en cambio la cocaína…!”
Es cierto que “las consecuencias” dependen de las cantidades , la frecuencia y la edad de inicio del consumo. Pero la valoración de esas consecuencias se dificulta por la extensión de ideas pro-cannabis en nuestra sociedad ( muchos jóvenes dicen “todos consumen”, lo que no es cierto, aunque sí lo es que es un número en aumento) Aún así, en las conversación van en general se logra identificar alguna de esas consecuencias, principalmente la “quedarse colgado”, sin interés , desganado, con poca energía para las “cosas” de la vida. Estancamiento. En forma más o menos confusa se plantean ¿Cómo será la vida sin marihuana? ¿Podré divertirme? ¿Podré estar bien?
No siempre esta conciencia es suficiente para impulsar la decisión de abandonar ese consumo. A veces manifiestan “ yo no quiero dejar, si quisiera podría hacerlo…” Se da bastante que si aceptan iniciar un tratamiento, asustados por el peligro representado por la cocaína, acepten la condición de abstinencia total, que incluye la de cannabis. Pero muchas veces a regañadientes, por la dificultad de dejar un consumo que iniciaron en la adolescencia. A medida que se suman los días de abstinencia, la persona va sintiendo que su mente se aclara y tiene mayor y mejor energía. A partir de estas vivencias se abre la posibilidad de pensar algo diferente sobre este consumo.
Con el consumo de alcohol se presentan situaciones diferentes, pues muchos consumidores de cocaína han experimentado la estrecha conexión entre el consumo de estas dos drogas. O lo ha visto en otros. Consumir alcohol y sentir el deseo irrefrenable de cocaína o utilizar el alcohol para “bajar”.
La experiencia nos ha demostrado que el consumo de diversas sustancias crea conexiones en la memoria , en particular de ciertas zonas del cerebro, que se activan con el consumo de cualquiera de ellas. Esto implica que lo más conveniente para afrontar la adicción a la cocaína es dejar de consumir todas.
Además de los procesos bioquímicos que están en juego, también se trata de que las personas desarrollen las habilidades necesarias para afrontar los malestares de diverso tipo y la capacidad de disfrute sin acudir a los químicos. ¡Y lo logran!
Creemos que es muy importante la posición de los familiares en cuanto a no minimizar los peligros y daños que entraña el consumo de cannabis, muy especialmente cuando se inició precozmente.

 

 

… mas de nuestros aportes en los medios:

 

Cómo tratar la drogadicción y el alcoholismo

Estamos en

Directorio 425

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina.
Código Postal 1424

4923-4421 o 4924-9576

info@ac-yosoy.com.ar

Mapa de la calle Directorio 425, Buenos Aires, Argentina